Smartphones

De este modo ha evolucionado la seguridad en dispositivos Android

Repasamos las mejoras introducidas por Google en Android Pie

Android se ha convertido en los últimos años en una de las alternativas preferidas de los usuarios de smartphones a nivel global. Su accesibilidad en cuanto a precio y su facilidad de uso, unida a la gran variedad de prestaciones que ofrece y a su polivalencia, provocó que este sistema operativo se convirtiera en uno de los más utilizados. Además, permitió que los segmentos de población con menos poder adquisitivo tuvieran acceso a este tipo de herramientas, extendiendo el uso de los teléfonos inteligentes y del internet en el móvil a casi todos los rincones del globo.

Sin embargo, no todo fueron ventajas. Android y su creador, Google, han sido muy criticados por la manera de gestionar los datos y la privacidad de sus usuarios y por no saber responder adecuadamente a los retos de seguridad que fueron surgiendo en torno a su producto. Esta fue una de las principales razones por las que Google comenzó a dar importancia a estos temas y reaccionó actuando frente a varias de las amenazas que afectaban a sus dispositivos.

La más innovadora y generalizada de estas medidas fue el lanzamiento de la versión Android Pie, la penúltima actualización de Android, que se centra mayoritariamente en resolver los problemas de seguridad y privacidad que puedan afectan al sistema operativo, mejorando así la protección frente a intromisiones externas y ataques maliciosos a través de aplicaciones. Esta nueva actualización ofrece avances en privacidad y seguridad en muchos ámbitos, reduciendo hasta ahora en casi un 90% la incidencia de amenazas que afectan a sus nuevos usuarios.

Ha continuado avanzando en lo relativo a encriptación extendida, mejorando y actualizando la encriptación basada en ficheros (FBE) que ya introdujo Android Oreo en 2017 y reduciendo los riesgos que afectaban, entre otras cosas, al almacenamiento externo de Android. Otra de las novedades de Pie fue la adopción de algunos de los sistemas de seguridad de SELinux, en concreto aquellos que sirven para fijar y aislar los recursos de las aplicaciones y las protegen de actuaciones maliciosas. Además, ha introducido el sistema de Control de la Integridad de los Flujos de ejecución de los programas, protegiéndolos de amenazas provenientes del uso de sistemas como el Bluetooth o el NFC. Android P se ha focalizado también en poner solución al robo de datos por terceros.

Los desarrolladores de Pie se han decantado por un mecanismo de “limpieza de flujos enteros”, como ellos mismos lo denominan, pensado para rechazar los procesos de corrupción de memoria que permitían al malware reactivarse de forma automática sin que el usuario pudiera verlo. Otra de las piezas clave de las nuevas mejoras en seguridad y privacidad es el control mejorado de sensores como la cámara y el micrófono del móvil (entre otros).

Con esta actualización, las aplicaciones no podrán acceder a estos sensores en segundo plano sin informar antes sobre ello, protegiendo así de manera eficiente la privacidad de los clientes. También se ha trabajado en la privacidad vinculada a las conexiones de red, permitiendo al sistema crear direcciones MAC aleatorias para cada red a la que uno decida conectarse. De esta manera, no habrá datos identificables del usuario que puedan ser rastreados o registrados.

Esta nueva versión, además, fomenta el uso del tráfico encriptado (HTTPS) frente al no encriptado (HTTP). En Android Oreo, los desarrolladores de apps podían elegir entre uno u otro. Pie, por su parte, utiliza HTTPS de manera automática, lo cual protege al sistema de forma más efectiva del tráfico no seguro. Por último, se ha introducido el uso de una VPN para Android. Este servicio encripta los datos restantes y los enruta por medio de un servidor seguro. Esto permitirá a los usuarios mantener su confidencialidad y estar protegidos inclusos si deciden conectarse a redes abiertas o inseguras como wifis públicos.

A pesar de todos estos avances, sorprende que esta versión de Android no haya alcanzado aún la popularidad que se esperaba, manteniendo su penetración en el mercado en porcentajes muy bajos. Sin embargo, es posible que el esfuerzo de Google por mantener más seguros a sus clientes se vea recompensado a medida que la gente comience a estar más concienciada con los retos relacionados con la ciberseguridad y la privacidad en línea. Habrá que esperar a ver si esto ocurre, de momento lo cierto es que Android Pie es sinónimo de mejora en la protección frente a ataques externos y códigos maliciosos.

Post patrocinado por TechWarn Media

Estate al tanto de todas las novedades y ofertas de tu marca favorita en nuestro canal de Telegram. Si estás pensando en adquirir un nuevo producto de la marca y tienes dudas puedes consultar en nuestro grupo en Telegram o Facebook con una comunidad en continuo crecimiento.
Y por supuesto nos puedes encontrar en el resto de RRSS: Facebook, Instagram o Twitter.
¿Eres fan de la fotografía? Compártenos tus mejores instantáneas en nuestro grupo de fotografía.

Etiquetas

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar