NoticiasSmartphones

Estamos muy lejos de que nuestro smartphone deje de ser una moda pasajera

Hoy en España se está celebrando la cumbre del cambio climático entre 197 países. Una cumbre climática que todos sabemos que poco sirve ya que el modelo de negocio del mundo se trata de producir, vender y servir productos para que la economía sea una rueda que nunca pare de girar.

Soy de las personas que está concienciada a que el cambio climático va a cambiar radicalmente nuestra forma de vida. No soy una persona que suela reciclar por costumbre, y sé que debería hacerlo más. Suelo optimizar muchos los recursos del hogar y suelo intentar aprovechar mucho todo lo que consumo.

Soy un adicto a las compras por internet, y sobre todo desde China. Cada vez que compro un producto me remueve la conciencia de saber que mi compra solo resolverá mi problema y no el de los demás, o si lo hace es es de manera imparcial.  Como mucho con mi compra podre engordar las cuentas de una empresa millonaria o dar un mínimo de salario a un trabajador que trabaja muchas más horas de lo que lo hago yo delante del PC aquí o en la oficina de la empresa en la que estoy.

Este artículo es sincero y sé que puedo ser el peor ejemplo de ciudadano que respeta el medioambiente en las facetas de reciclaje o de consumismo. Soy un amante de los animales, las plantas, la fauna y todo lo que conlleva la madre naturaleza, pero también soy amante de los productos tecnológicos, un afán que me han introducido en mi interior con la compulsiva oferta tecnológica que existe en este mundo.

A parte de ser un amante de los gadgets y productos de Xiaomi soy un amante de los productos tecnológicos en general y siempre ando pensando en qué nuevo producto voy a gastar mi dinero. Una idea que en mí era casi inexistente y que ha crecido gracias a las ofertas y productos que son lanzados al mercado y que continuamente estoy informandome de ellos, ya no solo porque os hable desde esta pantalla, sino porque amo la tecnología, trabajo de ella para la empresa en la que paso 8 horas al día y es mi mayor hobbie.

A parte de informarme continuamente de Xiaomi y las empresas que la rodean estoy diariamente leyendo sobre el mercado gaming, acciones, ofertas, nuevos mercados, nuevas apps, nuevos programas….un mercado que no conoce stop o crisis, un mercado que está al alza.

Un tiempo que me encanta dedicar al ocio de la sabiduría tecnológica, el mayor mercado actual que ha hecho que crezcan las mayores empresas mundiales y que lleguen a mandar por encima de países, instituciones, leyes, mercado, consumo…, empresas que ni siquiera pagan los impuestos que les pertenece pagar.

El mercado tecnológico es uno de los mayores mercados que ha crecido en todo el mundo y es un carro que anda sin freno dado que el consumismo se nos ha metido entre ceja y ceja ha cambiado todos nuestros hábitos. La gente más joven, como es mi caso, pensamos más en productos tecnológicos que en otras prioridades que nos rodean o que podrían hacer de nosotros un futuro mejor a largo plazo. Esto lo saben las empresas tecnológicas. Esas empresas en las que nos gastamos parte de nuestros salarios.

Desde pequeño me ha atraído el mercado tecnológico y he ido tras él como si corriera tras una zanahoria. Durante todo este tiempo he observado cómo fluctúan estas empresas y están cada vez más lejos de poder ayudarnos a que el cambio climático se frene o que los productos que fabrican o innovan sean más duraderos. Desde hace unos 3 años he comenzado a ver cómo las empresas buscan la manera de que puedan sacar más tajada de nuestro afán por la tecnología, un afán que poco a poco se ha ido creando al ser una pieza elemental en nuestras vidas.

Hoy en día miramos al smartphone más horas de las que nos miramos en el espejo y reflexionemos sobre la vida, pasamos tiempo solos delante del smartphone y todo nos gusta tenerlo controlado, ya sea la vida de las personas que nos rodean, nuestro hogar, trabajo… pero siempre sin estar presentes de verdad.

Hemos llegado al máximo poder que estas empresas que consumimos han llegado a desear. Hoy en día una empresa quiere ser como Google, reputada y millonaria, ya sea para bien o para mal es la senda a seguir. Antiguamente las empresas más millonarias eran los bancos y las tornas han cambiado. La gente joven no piensa realmente en la banca o en cómo funciona este sector, a la gente joven le ha dejado de preocupar este sector y se interesan realmente de las innovaciones tecnológicas y es así como el smartphone ha sido clave en todo nuestro consumo de tecnología, ideas, compras, negocios, trabajo, familia, hogar…

Estamos muy lejos de que el smartphone deje de ser una pieza de moda que compramos y a los dos años o antes damos de lado. Esto lo ha creado esta industria que tanto amamos y veneramos.

Si me sueles leer sabrás de sobra que soy un amante de los smartphones y de la tecnología en general y si me sueles leer es que tú también en cierta manera lo eres.

Los smartphones han cambiado nuestra vida y las empresas han aprendido que más lanzamientos de productos con ciertas mejoras es la manera de hacernos gastar dinero de forma fácil. Es así como hemos visto pasar de lanzarse al mercado 3 smartphones al año en una marca a lanzarse más de 20 ya que la fabricación de estos dispositivos es económica y permite reemplazar así modelos como si fuesen prendas de ropa. En este momento actualmente hay más de 100 empresas que convergen con 1.500 empresas para lanzar un solo smartphone. 

Somos una sociedad materialista, y el que diga que no lo es, se está mintiendo ya que de una manera u otra consume un tipo de producto asiduamente. Las empresas tienen claro que hacen y pueden hacer lo que sea para empujarnos a comprar y a veces la innovación del producto no es ni siquiera significante para hacernos cambiar de smartphone o de otro producto ya sea un PC, una lavadora, un aire acondicionado, un TV…

El mercado tecnológico tiene mucha elasticidad de crecimiento y ello se está usando para crear productos sencillos con fechas de caducidad tempranas que empujen que empujen a gastarnos dinero compulsivamente para obtener un nuevo modelo con mejoras mínimas.

La Universidad de Plymouth realizó un estudio basado en los elementos que se encuentran en el interior de un smartphone. En total encontró un total de 9 elementos diferentes con una presencia considerable en el smartphone escogido para este análisis, que, por cierto, era un iPhone:

  • Silicio (13 gramos)
  • Hierro (33 gramos)
  • Carbono (4 gramos)
  • Calcio (1,6 gramos)
  • Cromo (7 gramos)
  • Aluminio (2,5 gramos)
  • Cobre (6 gramos)
  • Níquel (2,7 gramos)
  • Estaño (0,7 gramos)

En cantidades mucho más pequeñas, de 2 mg a 900 mg, existen otros elementos como germanio, cobalto, plata, oro, tántalo, praseodimio o antimonio, hasta 14 sustancias diferentes. Por lo tanto, podemos decir que, de media, existen 23 elementos químicos diferentes en un teléfono móvil.

Si tenemos en cuenta la producción anual de smartphones en todo el mundo, podemos obtener una media de las cantidades globales de estos elementos que se fabrican en un solo año. El mercado de la telefonía móvil da lugar a ingentes cantidades como 3.600 toneladas de aluminio, 10.200 toneladas de cromo o 48.100 toneladas de hierro.

Cantidades que no favorecen que el calentamiento global del planeta sea una solución de una década o de dos décadas. Una producción de smartphones que si sumamos a la de la producción de TV, neveras, calefactores, ordenadores, microondas, bombillas, altavoces, coches, casas y un largo etcétera podemos ver que estamos lejos de lo que podemos hacer realmente en este planeta con una producción a gran escala, siendo sostenible.

Este efímero consumismo nos ha abocado a tener miles de fábricas, mineras, transportes marítimos, ferroviarios y aéreos trabajando día y noche para hacernos llegar ese producto que nuestra empresa favorita lanza al mercado. Hay muchos más puestos involucrados en un solo producto de los que consumimos que lleva así un alto coste para nuestra salud y bienestar.

Pero no pasa nada, puesto que nada de esto va a cambiar. Las empresas siguen teniendo banda ancha a lanzar productos al mercado y nosotros como consumidores objetivos del producto a comprarlos puesto que esto es lo que hace que todo el mundo tenga un puesto de trabajo, ya sea mejor pagado o peor pagado. Haciendo así que la rueda de consumismo y capitalismo funcione de manera correcta, dado que este planeta funciona produciendo para poder pagar todo lo que «necesitamos para vivir».

En la lista de productos a consumir por los más jóvenes que son los que el día de mañana serán los que sustente nuestro país y el mundo entero podemos ver que los smartphones, servicios multimedia (Netflix, tarifa de datos, servicios premium de Amazon…) los TV, las videoconsolas, los ordenadores y los gadgets son los productos que más consumen. Productos que han llegado en los últimos años para conquistar nuestra forma de gastar el dinero, siendo el smartphone el que carga con todo ello gracias a internet.

Es por esto que los smartphones son el producto que más se «recicla» siendo así como la moda en la que cada vez encontramos más temporadas para incentivar el consumo y engordar cuentas de empresas que casi tienen el mismo PIB de un país mediano.

Esto ha evocado que los costes de producción cada vez sean más pequeños, países enteros como es China se dedique al I+D de los smartphones para así empalagarnos de sus grandes mejoras, India siendo el productor de nuestra ropa, y Google pueda ofrecernos lo mejor en su buscador con más marketing pagado para posicionar empresas. Siendo este el medio económico que sustenta esta web con la publicidad que se muestra en ella y que permite que estemos delante de esta pantalla diciendo lo que pensamos o dando una noticia.

Como super amante de la tecnología y concienciado del gran problema de la industria tecnológica y el cambio climático espero que de verdad a este carro sin freno lo pongan de una vez stop. Es un sinfín de noticias en las que a veces solo mostramos o decimos las bondades del producto, y es que las hay, pero a costa de problemas de salud con la contaminación, los recursos y el gasto de dinero que conlleva ese I+D.

Me parece estúpido que una empresa presente un producto y a los dos meses o seis meses lo vuelva a mejorar con un nuevo lanzamiento de otro producto. Y lo peor de todo es que es barato y como es barato lo compramos, aunque no nos haga falta, pero así nos han enseñado con el marketing y con las novedades, con su impulsiva publicidad que llega hasta insultar a nuestra inteligencia.

Siempre diré que la tecnología es la mayor de mis pasiones y que de tanto que me gusta me puede hasta perjudicar.

Cuando monté esta página junto con Roberto, siempre pensamos que no queríamos hacer una web como las demás y que nos gustaría decir la verdad aunque en ciertas ocasiones nos parece difícil decirlo. Vivimos en una sociedad donde el Hype o las impulsiones de compra nos las creamos hasta nosotros mismos influenciados por imágenes y vídeos, y como digo soy el primero que se las crea. Es por ello que a veces es fácil transmitir este Hype de forma escrita, aunque no la pensamos del todo que sea la más efectiva para la sociedad.

Seguiré hablando de tecnología, por qué no hacerlo es rechazar una parte de mí que ha crecido durante años, pero buscaré ser más crítico con este mercado que tanto me apasiona, puesto que ha de cambiar y ha de cambiarnos. El smartphone, así como la tecnología ha de cambiar y dejar de ser un producto que mejora a pequeña escala y hacerlo a lo grande, eso es lo que necesitamos. Mayores innovaciones a un coste mayor amortizado por el largo de años que nos ofrezca el producto. Eso ha de ser la tecnología y no pequeñas mejoras que impliquen grandes gastos en dinero, trabajo y medioambiente.

Yo solo espero que el smartphone y la tecnología de consumo deje de ser una simple moda que es pasajera y que tiene que sustentarse a cambio de nuevos modelos para sustentar el negocio de las empresas tecnológicas, así como las de otros sectores como es el automovilístico. Mejorando así la sociedad, el medioambiente, la calidad de vida de los humanos y los animales.

Estate al tanto de todas las novedades y ofertas de tu marca favorita en nuestro canal de Telegram. Si estás pensando en adquirir un nuevo producto de la marca y tienes dudas puedes consultar en nuestro grupo en Telegram o Facebook con una comunidad en continuo crecimiento.
Y por supuesto nos puedes encontrar en el resto de RRSS: Facebook, Instagram o Twitter.
¿Eres fan de la fotografía? Compártenos tus mejores instantáneas en nuestro grupo de fotografía.

Etiquetas

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar